Tesoros escondidos en Zürich

Coordenadas: 47°22′43″N 8°32′24″E

En comparación con otras ciudades principales de Europa, Zürich es pequeña y no cuenta con una estructura icónica que mucha gente tenga en su bucket list visitar, como por ejemplo la Torre Eiffel en París y el Ponte Vecchio en Florencia. Pero esta ciudad tiene muchos tesoros escondidos; más allá de los que se encuentran en las bóvedas de los bancos que le dan fama a esta ciudad. 

Bóvedas que son parte de la exhibición en Museo Nacional Suizo sobre la industria de la Banca. Foto: Gabriela Berríos

Bóvedas que son parte de la exhibición en Museo Nacional Suizo sobre la industria de la Banca. Foto: Gabriela Berríos

Recurso agua

Además del lago homónimo que define su paisaje, por la ciudad pasan los ríos Limago y el Sihl. Esto no es gran sorpresa es un país donde el agua es el recurso natural más importante. Lo interesante es ver el lugar desde la perspectiva de los cuerpos de agua que la recorren. 

Vista del río Limago (Limmat en alemán) desde donde se divisan a la derecha las torres de la iglesia Grossmüster, ícono de la ciudad. Foto: Bernardo Fiol

Vista del río Limago (Limmat en alemán) desde donde se divisan a la derecha las torres de la iglesia Grossmüster, ícono de la ciudad. Foto: Bernardo Fiol

Río y bosque

Hoy se utiliza el Limago para pasear y generar energía hidroeléctrica, pero en la época medieval era por donde entraban los comerciantes con oro y comestibles a la ciudad. En el siglo dieciséis, este río fue clave en el desarrollo de la industria de la seda. Por otro lado, en la ruta del río Sihl, hay una sección por donde el tren pasa por debajo del agua y se llega hasta un hermoso bosque natural localizado a las afueras de la ciudad. 

En 1986 el Bosque del Sihl fue declarado parque natural.  Foto: Bruny Nieves

En 1986 el Bosque del Sihl fue declarado parque natural.  Foto: Bruny Nieves

Calles por donde perderse

El casco antiguo de la ciudad, con su arquitectura medieval, se puede recorrer en una mañana. Pero mi recomendación es que dejes tiempo para perderte, con gusto, entre sus calles, hacer compras y visitar puntos de interés. Las calles más conocidas son Niederdorfstrasse, paseo peatonal que corre paralelo al río Limago; Bahnhofstrasse, calle de compras contigua a la estación principal de los trenes y hogar del centro bancario suizo; y Rennweg, zona comercial con fácil acceso al parque Lindenhof, antiguo fuerte militar de los romanos con vista panorámica.

Rennweg era la calle más ancha de la ciudad en la época medieval. Foto: Marco Dettling

Rennweg era la calle más ancha de la ciudad en la época medieval. Foto: Marco Dettling

Arte religioso

En Zürich, la mayoría de las iglesias son de la denominación reformista. Aunque menos decoradas que las católicas, estas iglesias también utilizan el arte para complementar sus enseñanzas.  Mi iglesia favorita es la Fraumünster por sus  vitrales de los artistas Marc Chagall y Augusto Giacometti. ¡Sublimes!

Vista desde la plaza del Grossmünster (con la torres del Fraumünster) y de la Iglesia de San Pedro (con la esfera de reloj más grande en Europa), al fondo de izquierda a derecha. Foto: Marco Dettling

Vista desde la plaza del Grossmünster (con la torres del Fraumünster) y de la Iglesia de San Pedro (con la esfera de reloj más grande en Europa), al fondo de izquierda a derecha. Foto: Marco Dettling

Un viaducto renovado

Me encanta el aire bohemio y multi-cultural en esta zona, además de su historia: Para evitar que destruyeran el antiguo Viaducto (el gobierno quería darle paso a un nuevo túnel del tren), la comunidad se unió y recolectó las firmas necesarias para proponer una iniciativa alterna de conservación que se llevara a votación. Ejemplo perfecto del sistema político de democracia directa de Suiza.  

En el extenso parque Josefswiese, junto al Viaducto renovado, se mezclan los idiomas de padres de diferentes partes del mundo compartiendo allí con sus hijos. Foto: Pamy Rojas

En el extenso parque Josefswiese, junto al Viaducto renovado, se mezclan los idiomas de padres de diferentes partes del mundo compartiendo allí con sus hijos. Foto: Pamy Rojas

Redesarrollo Urbano

Hasta los comercios en los alrededores reflejan este espíritu de redesarrollo, de lo que en diseño se conoce como upcycling: Freitag, bolsos hechos de lona reciclada; Frau Gerolds Garten, un jardín urbano en un antiguo local industrial decorado con gomas de autos y carritos de compra; Fernwärme Zürich AG, planta que convierte basura en energía; y Caritas Secondhand, venta de artículos de segunda mano.

Detrás del parque Josefswiese y de varios restaurantes se encuentra una planta "waste to energy". Foto: Pamy Rojas

Detrás del parque Josefswiese y de varios restaurantes se encuentra una planta "waste to energy". Foto: Pamy Rojas

Eterno calendario de eventos

Ya sea en verano o en invierno la ciudad tiene un variado calendario de eventos. Siempre hay algo pasando y esto me encanta. Entre las actividades que se llevan a cabo anualmente están: la parada del Sechseläuten que data desde el siglo dieciseis y donde participan todos los gremios de la ciudad;  el Street parade, el festival más concurrido en Europa donde se celebra la tolerancia, la libertad y el amor al ritmo de la música tecno; y Expovina donde es posible degustar 500 vinos visitando doce botes localizados en la plaza Bürkli en el lago de Zürich.

Arte en acción durante el Zürich Theaterspektakel, festival internacional anual de teatro. Foto: Bruny Nieves

Arte en acción durante el Zürich Theaterspektakel, festival internacional anual de teatro. Foto: Bruny Nieves

Su propia Montaña - Uetliberg

Desde Zürich es posible, en un día claro, divisar los impresionantes Alpes Suizos, pero visitar el Uetliberg es la alternativa que prefieren los locales en un día nublado. De esta forma, salen de la niebla, disfrutan de una vista panorámica del lago y la ciudad y visitan los restaurantes en la cima. Hasta Uetliberg se puede llegar en tren o haciendo una interesante caminata temática del Camino de los Planetas.

Vista desde el Uetliberg, localizado a mil ochocientos cincuenta pies sobre el nivel del mar.  Foto: Bruny Nieves

Vista desde el Uetliberg, localizado a mil ochocientos cincuenta pies sobre el nivel del mar.  Foto: Bruny Nieves

Museos, museos y más museos

Existen muchísimos museos en Zürich, hasta la FIFA está por abrir uno dedicado al fútbol. Siempre recomiendo y regreso al Museo Nacional. Además de resumir excelentemente la esencia de Suiza, desde el punto de vista histórico y político hasta en el diseño de muebles, tiene un variado calendario de exhibiciones itinerantes traducidas al inglés, está localizado justo al lado de la estación principal de trenes y tiene un módico costo de acceso.

Esta rueda con imágenes de Heidi, William Tell, campanas de vacas y quesos es parte de una instalación en la sala de historia suiza del Museo Nacional. Foto: Bruny Nieves

Esta rueda con imágenes de Heidi, William Tell, campanas de vacas y quesos es parte de una instalación en la sala de historia suiza del Museo Nacional. Foto: Bruny Nieves

Mucho más de Zürich

Traté de hacer un resumen y sé que omití detalles que me encantan de Zürich. Mi recomendación es que cuando la visiten opten por un Tram (tranvía) para bajarse en cada rincón que les llame la atención y no olviden caminar, hasta perderse en esta interesante ciudad.

Floristería en Zürich con Edelweiss para la venta; esta flor de montaña, símbolo de los Alpes, es difícil de conseguir. Foto: Bernardo Fiol

Floristería en Zürich con Edelweiss para la venta; esta flor de montaña, símbolo de los Alpes, es difícil de conseguir. Foto: Bernardo Fiol


Prácticas de turismo consciente:

1.     Cooperar con los esfuerzos locales de reciclaje.

2.     Escoger lugares donde se escuche la naturaleza.

3.     Apoyar las hospederías y comercios locales.

4.     Viajar con una mente abierta.


Arte en las calles, Viaducto en la zona oeste de Zürich. Foto: Bernardo Fiol.

Arte en las calles, Viaducto en la zona oeste de Zürich. Foto: Bernardo Fiol.



Vista interior de la última estructura diseñada por el afamado arquitecto suizo Charles-Edouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier. Foto: Bernardo Fiol

Vista interior de la última estructura diseñada por el afamado arquitecto suizo Charles-Edouard Jeanneret-Gris, mejor conocido como Le Corbusier. Foto: Bernardo Fiol



El restaurante Markthalle está localizado en la zona del viaducto. Foto: Pamy Rojas

El restaurante Markthalle está localizado en la zona del viaducto. Foto: Pamy Rojas